Buscar el resumen de cualquier libro o documento

Cargando...

Filósofos del siglo XVIII. Origen del hombre. Percepción subjetiva. Metafísica y epistemología. Ética. Biografías

Historiador y filósofo escocés, que influyó en el desarrollo del escepticismo y el empirismo, dos escuelas de filosofía. Nacido en Edimburgo, Lothian, el 7 de mayo de 1711, Hume fue educado en su casa y en la Universidad de Edimburgo en la que se inscribió con doce años. Tenía mala salud, y después de trabajar por un corto periodo empleado en una casa de negocios de Bristol se instaló en Francia.

Vida y obra

De 1734 a 1737 Hume estudió con apasionamiento los problemas de la filosofía especulativa. Durante este periodo escribió su obra más importante, Tratado sobre la naturaleza humana (3 volúmenes, 1739-1740), que constituye la síntesis de su pensamiento. A pesar de su importancia, esta obra fue ignorada por el público y, como dijo el propio Hume, “nació muerta”, tal vez por culpa de su estilo abstruso. Las obras posteriores de Hume fueron escritas bajo las formas más ligeras y populares en la época, ensayos y diálogos.

Después de la publicación de su Tratado, Hume volvió a las posesiones que su familia tenía en Berwickshire, donde se ocupó de problemas de ética y economía política. Allí escribió Ensayos morales y políticos (2 volúmenes, 1741-1742), que obtuvieron un éxito inmediato. No consiguió su nombramiento para la facultad de la Universidad de Edimburgo acaso porque, ya desde los inicios de su trabajo, se le consideraba un escéptico en asuntos religiosos. Hume fue tutor del enajenado marqués de Annandale y más tarde auditor de guerra por efecto de una incursión militar británica en Francia. Sus Ensayos filosóficos sobre el entendimiento humano (más tarde llamados Investigación sobre el entendimiento humano) aparecieron en 1748. Este libro, quizá su obra más conocida, es en la práctica un resumen de su Tratado.

Hume fijó su residencia en Edimburgo en 1751. En 1752, se publicaron sus Discursos políticos, y al año siguiente, después de otro intento fallido por obtener una cátedra en la universidad, fue nombrado titular de la Biblioteca de la abogacía de la ciudad. Durante su estancia, que se prolongó durante doce años, Hume trabajó ante todo en su obra de seis volúmenes Historia de Inglaterra, que apareció por entregas desde 1754 hasta 1762. De 1762 a 1765 fue secretario del embajador británico en París. Allí fue exaltado en los círculos literarios parisinos y forjó su amistad con el filósofo francés Jean-Jacques Rousseau, quien le acompañó en su regreso al Reino Unido, pero éste, afectado por supuestas persecuciones imaginarias, acusó a Hume de tramar contra él y la amistad se disolvió tras un intercambio de mutuos reproches y denuncias públicas por parte de ambos. Después de trabajar como subsecretario de Estado en Londres (1767-1768), Hume se retiró a Edimburgo, donde pasó el resto de su vida. Murió el 25 de agosto de 1776. Su autobiografía fue publicada con carácter póstumo en 1777, así como Diálogos sobre la religión natural (1779). Hume había escrito los Diálogos hacia 1750 pero ocultó su trabajo a causa de su naturaleza escéptica.

Las ideas de Hume

Las creencias filosóficas de Hume recibieron una gran influencia del filósofo inglés John Locke y del obispo y filósofo irlandés George Berkeley. Tanto Hume como Berkeley diferenciaban entre la razón y los sentidos. Hume, sin embargo, fue más allá e intentó probar que la razón y los juicios racionales son tan sólo asociaciones habituales con diferentes sensaciones o experiencias.

Metafísica y epistemología

Hume dio un paso revolucionario en la historia de la filosofía al rechazar la idea de causalidad, argumentando que “la razón nunca podrá mostrarnos la conexión entre un objeto y otro si no es ayudada por la experiencia y por la observación de su relación con situaciones del pasado. Cuando la mente, por tanto, pasa de la idea o la impresión de un objeto, a la idea o creencia en otro, no se guía por la razón, sino por ciertos principios que asocian juntas las ideas de esos objetos y los relaciona en la imaginación”. El rechazo de la causalidad implica también un rechazo de las leyes científicas, que se basan en la premisa de que un hecho provoca otro de forma necesaria y, como resulta predecible, siempre lo hará. Según la filosofía de Hume, por tanto, el conocimiento de los hechos es imposible, aunque admitía que en la práctica las personas tienen que pensar en términos de causa y efecto y deben asumir la validez de sus percepciones para no enloquecer. También admitía la posibilidad de conocimiento sobre las relaciones entre las ideas, como las relaciones entre los números en matemáticas. El punto de vista escéptico de Hume también negaba la existencia de la sustancia espiritual defendida por Berkeley y de la “sustancia material” defendida por Locke. Yendo aún más lejos, Hume negaba la existencia de una identidad del yo, argumentando que como las personas no tienen una percepción constante de sí mismas como entidades diferentes, no son más que “un conjunto o colección de diferentes percepciones”.

Ética según hume

En cuanto a la dimensión ética de su pensamiento, Hume pensaba que los conceptos del bien y el mal no son racionales, sino que nacen de una preocupación por la felicidad propia. El supremo bien moral, según su punto de vista, es la benevolencia, un interés generoso por el bienestar general de la sociedad que Hume definía como la felicidad individual.

Como historiador, Hume rompió con el tradicional recuento cronológico de hazañas y hechos de Estado, e intentó describir las fuerzas económicas e intelectuales que habían tenido importancia en la historia de su país. Sus obras Historia de Gran Bretaña (1754) e Historia de Inglaterra (1759) se consideraron títulos clásicos durante muchos años.

Las contribuciones de Hume a la teoría económica, que influyeron al filósofo y economista escocés Adam Smith y a otros economistas posteriores, incluyen los conceptos de que la riqueza depende no sólo del dinero sino también de las mercancías, así como su reconocimiento de los efectos que las condiciones sociales tienen sobre la economia

Introducción:

El filósofo escocés David Hume está considerado uno de los mayores escépticos en la historia de la filosofía. Hume pensaba que nadie puede conocer nada fuera de la experiencia, y la experiencia —basada en la percepción subjetiva de uno mismo— nunca proporciona un conocimiento auténtico de la realidad. Incluso la ley de causa y efecto era, para Hume, una creencia injustificada: si se deja caer una pelota, no se puede estar seguro que caerá al suelo. Más bien, es sólo posible reconocer a través de experiencias pasadas que ciertos actos asociados (soltar una pelota, la pelota dando al suelo) van siempre acompañados el uno del otro.

Conclusión:

El filósofo e historiador escocés David Hume aplicó la crítica de Berkeley sobre la sustancia material a la propia creencia de este filósofo en la sustancia espiritual, afirmando que ninguna evidencia observable sirve para la existencia de una sustancia suprema, el espíritu o Dios. Su obra filosófica más importante, Tratado de la naturaleza humana, fue publicado en tres volúmenes en 1739 y 1740, cuando todavía el filósofo no había cumplido 30 años. Según él todas las afirmaciones metafísicas sobre cosas que no se pueden percibir de una forma directa carecen asimismo de sentido y tendrían que “ser entregadas a las llamas”. En sus análisis de la causalidad y la inducción, Hume mantuvo que ninguna justificación lógica existe para creer que dos hechos están conectados por azar o para establecer ninguna inferencia desde el pasado hacia el futuro, dando lugar así a problemas que todavía no han sido resueltos. La obra de Hume ha tenido un profundo efecto en la ciencia moderna al estimular el uso de los procedimientos estadísticos en lugar de los sistemas deductivos y alentar la redefinición de los conceptos básicos.

Origenes del hombre según hume:

hume considera al hombre como objeto supremo de la creación, algo que esta en el mundo y que a la vez trasciende del mundo, algo que es no solo superior al mundo sino en cierto modo radicalmente distinto al como en la concepción antigua del hombre se concibe a este como dios inminente como conciencia del universo en la cristiana la exaltación del hombre queda atenuada y detenida tan pronto como a su superioridad en el orden mundano se superpone su interioridad absoluta en el orden divino.

Concepto de hombre según hume:

El cristianismo concidera al hombre como objeto supremo de la creación, algo que esta en el mundo y que a la vez trasciende del mundo, algo que es no solo superior al mundo sino en cierto modo radicalmente instinto a él. Como en la concepción antigua del hombre se concibe a este como “dios inminente” como “conciencia del universo” en la cristiana la exaltacion del hombre queda atenuada y detenida tan pronto como su superioridad en el orden mundano se superpone su inferioridad absoluta en el orden divino.

Concepcion moderna del hombre según hume:

Como prolongación de la concepción cristiana por una parte y como renacimiento de la cosmovision antigua por otra parte, la modernidad ha entendido al hombre como el ser pensante por excelencia como razón que explica y comprende al mundo y a si misma, pero ha tenido cada vez mas a eliminar su constitución trascendente y otorgarle, junto con su adscripción a este mundo, una peculiar astronomia .La marcha del racionalismo en la filosofía moderna, la irrupción del idealismo han contribuido considerablemente a esta independización del hombre.

INDICE PAG

Introducción ............................................................1

Biografía Davd Hume ............................................................2

Las ideas de Hume ............................................................3

Metafísica y Epistemología ............................................................3

Ética según Hume ............................................................3

Orígenes del hombre según Hume ............................................................4

Concepto de hombre según Hume ............................................................4

Concepción moderna del hombre según Hume

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada